bookmate game
Bohumil Hrabal

Mi gato Autícko

En su casa de Kersko, cerca de Praga, Hrabal se recluye para escribir y cuidar de sus gatos, entre los cuales su favorito es Autícko. Los gatos marcan el ritmo cotidiano con sus juegos, su deseo de retozar, el horario de sus comidas. Y Hrabal se entrega a ellos con una ternura excepcional. Pero cuando los gatos empiezan a reproducirse en exceso, el autor ya no tiene tiempo para trabajar ni para dormir. Se ve obligado entonces a tomar medidas para preservar un equilibrio en la colonia, y es cuando sufre y se odia a sí mismo, pues sabe que a pesar de su amor por estos gatitos debe matar a una parte para poder seguir cuidando del resto. Atormentado, sólo consigue redimir su culpabilidad tras un accidente de coche del que milagrosamente escapa con vida. Hrabal, en una entrevista, dijo sobre esta balada gatuna: «No soy indulgente cuando se trata de profundizar en el sentimiento de culpa. De hecho, cuando en el mundo ocurre algo terrible siento como si lo hubiera hecho yo o me lo hubieran hecho a mí. (…) Puedo ver cómo la gente dispara (…), la guerra, los inocentes, y todos soy yo. E incluso el gato, el gato muerto, soy yo. Cuando veo a un perro atropellado en alguna parte, también soy yo. Es una compasión profunda la que me despierta todo ser vivo».
88 halaman cetak
Publikasi asli
2016
Tahun publikasi
2016
Sudahkah Anda membacanya? Bagaimanakah menurut Anda?
👍👎

Kesan

  • Tess Pedromembagikan kesan7 bulan yang lalu
    👍Layak dibaca
    💀Mengerikan
    🔮Kearifan Tersembunyi
    💡Banyak pelajaran
    🚀Sangat menarik

    Abstenganse los animalistas.

  • Roman Santanamembagikan kesan6 tahun yang lalu
    👍Layak dibaca

    Sin dudas Hrabal es un excelente escritor. Este es el tercer libro que leo de él y no será el último. Un libro muy recomendable.

  • Isabel Jazmín Angelesmembagikan kesan6 tahun yang lalu
    👍Layak dibaca
    🎯Bermanfaat
    💧Menyentuh

Kutipan

  • Claudia Ferrermembuat kutipan5 bulan yang lalu
    tenía mucha prisa porque lo que quería hacer era dedicarme a los gatos que, a pesar de que descansaban con los ojos cerrados, me observaban con el rabillo del ojo mientras saboreaban el rumor de la máquina de escribir;
  • Claudia Ferrermembuat kutipan5 bulan yang lalu
    ¿Cómo había podido abandonar a aquellos animalillos tan conmovedores en una tarde húmeda y fría?
  • Claudia Ferrermembuat kutipan5 bulan yang lalu
    los pelos de los gatos me sanaban de la resaca y de la melancolía.

Di rak buku

fb2epub
Seret dan letakkan file Anda (maksimal 5 sekaligus)